Kilómetro cero de la Revolución

Kilómetro cero de la Revolución

 

Una semana después, el movimiento 15-M sigue encendiendo la ilusión del pueblo. Hace un sol de justicia en el centro neurálgico de las acampadas, más de 200 repartidas por todo el mundo. La salida de Renfe de Sol, una bóveda de cristal, inaugurada no hará más de un año, está llena de carteles con mensajes escritos por todos los que se pasan por allí. “Nos habéis robado hasta la sonrisa”, “no merecemos esta herencia”, “no somos antisistema, somos cambia-sistema”…

 

El 15-M ha decidido en asamblea prolongarse por lo menos una semana más. Se dividen los temas a tratar en asambleas, se reúnen en algún punto de la plaza, se debate, se escuchan todas las opiniones e ideas del sistema motriz de esta Revolución: los ciudadanos. Si el movimiento ha tenido tanto éxito, ha sido, en parte, porque se les ha escuchado. Se ha dado voz a todos los problemas que se debatían de puertas para dentro, a toda la indignación que no parecía tener forma de canalizarse.

 

‘¡Indignaos!’, el panfleto escrito por Stéphane Hessel, ha sentado las bases de actuación del movimiento. Hessel invita a la indignación, a reclamar políticas sociales, a recuperar el espíritu que preconizaba el Consejo de la Resistencia en la Francia de post-guerra: una seguridad social universal y gratuita, una jubilación para que los ciudadanos puedan terminar sus días con dignidad, una organización económica racional donde prime el interés general, unos medios de comunicación independientes de intereses pecuniarios…En definitiva, una democracia social en la que el sentido etimológico del término, gobierno del pueblo, tiene sentido.

 

Las herramientas están claras: revolución no violenta y aprovechar el efecto viral de las nuevas tecnologías. Las propuestas también, sólo hace falta ir a la página web de Acampada Sol para verlas. El éxito, rotundo. El camino es largo, pero ya lo estamos recorriendo. Hemos conseguido lo más difícil, despertar las conciencias y unirnos todos a una.  Y lo mejor de todo esto es ver la voluntad de cooperación de la gente, el altruismo que pensábamos que había muerto asfixiado por la falta de ideales. Sí, hace un sol de justicia en el kilómetro cero de la Revolución.

6 comentarios

  • # Indignado Autónomo Responder

    23/05/2011 19:04

    Todos estamos indignados, pero estar tirados al sol, no va a cambiar nada. El trabajo, es la única arma posible para buscar ese tan deseado cambio. Qué pasaría si todos acampamos? No sería más fácil dar, para poder recibir?

  • # Pecata Minuta Responder

    23/05/2011 19:10

    "Eres lo que tu deseo profundo e impulsor, y como tu deseo, así es tu voluntad, como tu voluntad así son tu hazañas, y como tus hazañas, así es tu destino". Con el culo en el suelo,no se cambia nada.

  • # Ciudadano indignado Responder

    23/05/2011 21:01

    Gracias por pasar la noche con lluvia, o con frío, o cuando menos con muchas incomodidades. Y pasar horas en largas asambleas, y participar y cooperar en las tareas de la organización y todo para ilusionar a los ciudadanos cansados de tanta indignidad.

  • # Pedro V. Responder

    23/05/2011 21:31

    El Movimiento ciudadano 15M, utiliza las mejores herramientas: pacifismo, respeto, solidaridad. Tiene los mejores objetivos: concienciación social, resistencia, justicia social. Usa un excelente combustible: la ilusión. Larga vida para 15M

  • # Jorge Responder

    23/05/2011 21:35

    Magníficamente expresados en el artículo objetivos y medios utlizados. Enhorabuena por la claridad y concisión. Y mucho ánimo por el bien de todos los que chupamos rueda.

  • # turquesa Responder

    23/05/2011 21:36

    respeto todas las opiniones, pero con el "trabajo" no suele ser un pais (y menos el nuestro) portada del Washington post, ellos con el "culo" lo han conseguido. Lástima que no puedan llevar el mío. Animo, chicos!!!!

Dejar un comentario

captcha